Pacientes se agravan en menos tiempo y se bate récord de ocupación en UTIs

La variante Ómicron complica en menos tiempo a los pacientes vulnerables y sin vacuna, lo que está ocasionando una sobresaturación de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) en el eje central, donde no quedan espacios para pacientes críticos y los que llegan deben esperar en espacios improvisados o en Emergencias.

Solo en Santa Cruz, 194 pacientes luchaban este martes contra los daños que causa el Covid-19 desde los servicios de cuidados intensivos, siendo esta la cifra más alta de ocupación de las UTI en lo que va de la pandemia. Esta cantidad supera a los 182 pacientes en UTI registrados este lunes.

 Especialistas y directores de distintos hospitales advierten que la gente está tomando a la enfermedad como una simple gripe o como un resfrío fuerte y se está medicando en casa, sin tomar en cuenta que la variante Ómicron, que está circulando en el país, tiene un periodo de incubación más corto y complica en menos tiempo a los pacientes de riesgo, pero también a jóvenes, adolescentes y niños que no tienen la vacuna.

El vicepresidente de la Sociedad de Medicina Crítica y Terapia Intensiva de La Paz, Patricio Gutiérrez, califica como dramática la situación que se vive en los servicios de UTI, que están al borde del colapso por el aumento exponencial de la demanda.
Gutiérrez explica que esto se debe a que en esta cuarta ole
ada el tiempo de incubación ha bajado a solo tres días y se está viendo que los pacientes se complican en un máximo de siete días, es decir, en menos de la mitad del tiempo que lo hacían en las anteriores oleadas. Sin embargo, la estadía en las terapias no ha cambiado y oscila entre dos semanas y un mes; es decir, la estadía sigue siendo larga, por lo tanto, la disponibilidad de camas es prácticamente nula, pues no hay espacio. 

El especialista señala que en las anteriores olas la enfermedad daba al paciente más tiempo para que busque atención médica antes de que su cuadro se agrave.
Explica que en la primera oleada, desde el inicio de los síntomas pasaban entre dos y tres semanas para que el paciente se agrave; en la segunda y tercera ola, dos semanas; y en esta cuarta ola, eso ocurre en una semana. “Vemos que el tiempo de incubación ha bajado solo a tres días y el curso de la enfermedad, hasta ponerse crítico, a solo una semana, entonces no le da tiempo a la gente a que haga tratamiento en su domicilio, como lo hacía antes. Muy rápidamente se pone mal”, insiste Gutiérrez.

A diferencia de las primeras dos olas, los pacientes que se complican son personas no vacunadas, que toman medicamentos que deprimen las defensas y de avanzada edad. También se nota un repunte de adolescentes y niños con complicaciones por Covid-19, lo que en La Paz ha copado las camas del hospital de Niños y del Materno Infantil de la CNS.
.
Sobresaturación
Sobre la situación en Santa Cruz, el gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado, informó que este martes 194 personas estaban luchando por sus vidas en las UTI, de las cuales 157 estaban acopladas a un respirador. 

El coordinador de los domos del hospital Japonés, Richy Anderson Hurtado, indicó que están repletos de pacientes, pues están llenas las 18 camas de terapia intensiva, además las seis camas que se habilitaron para cuidados intermedios. Funciona solo un domo, porque el otro está en refacción.
La situación es más dramática aún, porque no hay personal para atender a los enfermos, dado que hay muchas bajas de profesionales y personal por contagio de Covid-19. En este sector hay una decena de médicos contagiados y el número de enfermeras es mucho más. En este hospital la emergencia no da abasto por la cantidad de pacientes que llegan.

La situación es similar en el hospital de niños Mario Ortiz, porque no hay espacio para recibir más pacientes. “Es preocupante, porque estamos saturados como los otros hospitales, estamos con 120 profesionales del personal de salud con baja médica por contagio con Covid-19”, recalcó Grover Espada, médico del hospital de niños. 

A eso se suma que el 31 de diciembre fenecieron los contratos en línea de la Gobernación y de la Aisem, que dependen del Gobierno, con lo que bordean los 200 trabajadores que han disminuido en la atención, informó Espada.

En el hospital de niños tienen 28 camas en la sala Covid, entre UTI, UCI y medicina interna, pero todo está copado y no hay espacio para recibir a más niños.
No es menos grave lo que vive el San Juan de Dios. El director Marcelo Cuéllar dice que la población piensa que porque se pronuncia la palabra Ómicron, es un simple resfrío, “así se lo escucha y piensan que es algo muy simple. Sin embargo, vemos que todas las terapias intensivas están llenas”, advierte el galeno.

En el San juan de Dios las 12 camas de terapia intensiva están copadas, donde el 80 por ciento de los pacientes no están vacunados. A esto se suman otros 38 pacientes internados, pero hay seis que están en Emergencias esperando que se habilite un espacio para UTI o UCI.

Reciben un promedio de cinco solicitudes diarias de pacientes de clínicas privadas que quieren el traspaso al San Juan de Dios, pero no se las puede atender, porque también están disminuidos con las bajas médicas.

Los especialistas coinciden en que más del 80 por ciento de los enfermos que llegan a la terapia intensiva son personas no vacunadas, por lo que piden que acudan a buscar la dosis contra el Covid-19 y mantener los cuidados de bioseguridad.

El doctor Cuéllar señala que la vacuna evita las formas graves de la enfermedad, porque la persona que está inmunizada tiene defensas, pero eso no quiere decir que ya no se puede infectar, por eso recomienda no exponerse al contagio.

El responsable de los domos del Japonés pide a la población tener cuidado con la automedicación, porque no es recomendable usar corticoides ni antibióticos, si es que no es necesario.

En Cochabamba

Con relación a la situación en Cochabamba, el director municipal de Salud, Aníbal Cruz, señala que las UTI también están saturadas, lo que se muestra en el reporte semanal de casos, que indica que la semana pasada los requerimientos de pacientes para terapia intensiva llegaron a 13 por día y para terapia intermedia, a tres por día. Agrega que el 90% de los pacientes críticos no tienen vacuna.
Cruz advierte que la demanda de terapias puede aumentar porque solo en el municipio de Cercado existen 9.789 personas con la enfermedad activa.

En La Paz

En el departamento paceño la situación también es crítica porque la disponibilidad de espacios se ha reducido a la mitad debido a los problemas con los contratos del personal en el sistema público y a la disminución de la oferta en el sistema privado, según Gutiérrez. 

Hace notar que luego de la resolución ministerial 043/2021, que fija precios para las atenciones Covid-19 en el sector privado, las clínicas han cerrado muchas de sus unidades porque con esos costos es imposible sostenerlas. Actualmente el sector privado dispone de solo 20 unidades, cuando antes de la normativa tenía 60, indicó el especialista.

Agregó que en el sector público, la cantidad varía en función al personal, pues como hay contratos temporales se habilitan y se cierran espacios de acuerdo a las contrataciones.

También está saturada la seguridad social. Solo el hospital Santiago Segundo de la CNS tiene sus 15 camas de UTI y sus seis de UCI llenas y recibe como diez solicitudes diarias que no puede atender porque no hay espacio, ya que, incluso, en Emergencias tienen pacientes con ventilación, indicó Gutiérrez. 

Desescalada por cuarto día

El gerente de Epidemiología del Sedes destacó que Santa Cruz registró ayer el cuarto día consecutivo de descenso de casos, con 3.730 contagios; sin embargo, aclaró que las cifras diarias siguen siendo altas, con un promedio de 3.150 casos.

Los decesos también son altos, toda vez que este martes se reportaron 35 muertes por Covid-19.

Fuente: El Deber